SOBRE MÍ

img-20161029-wa0001-jpg-foto-mia-sentada-para-la-webVarias lunas atrás perdida y sin norte, inmersa en la noche oscura del alma alguien muy especial me regaló dos experiencias: recibir una sesión de reiki y participar en la celebración de un solsticio de invierno.

Ambas experiencias marcaron un antes y un después y de manera sutil despertaron el deseo de buscar ayuda y di el primer paso participando en un círculo de Reiki.
En poco tiempo pasé de ser una asistente frecuente, pasiva con deseos de recibir a tomar el primer curso de Reiki.
Con ello se abrió un portal al comienzo de un camino que se iba perfilando en cada decisión, acción lograda y conquistada hacia el encuentro de mi misma.

Guiada, en resonancia y con gran sincronía, los maestros y sus métodos fueron llegando, uno a uno, paso a paso.
Como la naturaleza transitar en cada tramo diferentes estaciones y sus encantos y desafíos, pasos delante pasos atrás, altos y bajos, a la vez sorprenderme al experimentar lo inimaginable, algunos imposibles hechos realidad, regalos que nos otorga la vida en el día a día y otros que invitan a re-dimensionar en lo profundo, el ascenso a otra generación.

Hoy que ya ha pasado mucho agua sobre el puente como decía mi abuela, mientras hay vida el camino sigue y nuevas estaciones con sus encantos y oportunidades llegarán…..
Hoy agradezco a cada una de ellas por todo lo recibido y en acción conjunta siguen trayendo a mi vida al tiempo que las comunico y ofrezco en sintonía con aquello que me guía.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

No se admiten más comentarios