LECTURA DE R. AKÁSHICOS

Los registros akáshicos son como las huellas digitales únicos y propias para cada ser. Por esa razón para abrirlos y hacer la lectura necesitamos el nombre por el cual el Espíritu reconoce a la persona que junto a una oración sagrada operan como “llave de acceso.

Una vez en los registros akáshicos es acceder a un enorme campo de información, disponible, en constante creación e interacción, una dimensión espiritual llena de tesoros por descubrir.

Dialogar en los registros akáshicos

Se aconseja traer a la lectura un máximo de cinco preguntas escritas las cuales van a operar como puertas de acceso desde el presente, aquí y ahora hacia dos direcciones: pasado y las posibilidades en el futuro. Las preguntas escritas importan pues obligan a la persona a tomar contacto con su realidad, desde pensamientos, sentimientos, las intenciones acerca de lo que quiere obtener con la misma, etc. Son todas energías activas, latentes desde el momento que solicita la lectura. Cuanta mayor claridad, mejor disposición, mayor apertura de corazón, MEJORES RESULTADOS.

Las preguntas son también el vehículo a través del cual entramos en diálogo con esa dimensión espiritual, con los Maestros Ascendidos, maestros o profesores elegidos según el sistema de creencias, con los ángeles, arcángeles con el deseo, la intención de obtener guía, comprensión, claridad que ayude a mejorar, lograr, trascender, etc.  no para hacer diagnósticos o adivinar el futuro

Desde el aquí y ahora las respuestas pueden llevar al pasado vinculado a hechos, pensamientos, emociones que bien pudieron haber ocurrido hace diez minutos, diez años, durante la infancia, o en otra vida. Los efectos se sienten y están activos en la vida de la persona en un tiempo que sólo es ahora. Ellos ofrecen un marco de apoyo en cuanto a aprendizajes, habilidades, posibilidades en sincronía perfecta entre lo que necesita y puede abordar hoy.

fantasy-1578656_1280Con miras al futuro, desde la realidad de la vida del consultante contribuye a pasar de una experiencia inconsciente, tal vez limitada, sujeta a ciertas percepciones, a una experiencia más consciente, donde entran en juego  el poder de decidir y el libre albedrío en cuanto a decisiones y acciones enfocadas a las metas por lograr, en evolución constante.

A la hora se está en constelación constante con ese pasado, presente y posible futuro, siendo el pasado el ancestro o antepasado del presente y el futuro el descendiente del presente.

Las respuestas pueden llegar en forma de palabras, con nuevas preguntas, de imágenes, sonidos,  evocando recuerdos, en forma simbólica expresado en un lenguaje que tiene sentido para el consultante y adecuada al nivel de comprensión en ese momento de la vida.

Quien hace la lectura está consciente en todo momento, no lee la mente, ni adivina el futuro del consultante. Comunica la información recibida en sintonia con esa  dimensión espiritual e ilimitada dejando de lado puntos de vista personales o juicios acerca de la misma, abierta a que se manifieste  desde un espacio lleno de respeto, humildad y amor incondicional.

¿Qué puedo comprender en los registros akáshicos?

Cambios en la forma de percibir tanto las circunstancias que vivimos como a las personas de nuestra vida que nos generan fuertes desafíos sean del ámbito familiar, profesional, pues son las oportunidades de aprendizaje, crecimiento, evolución por la cual hemos venido, oportunidades para equilibrar, mejorar, trascender y sobretodo retomar contacto con nuestra esencia divina, con Dios, la Fuente, Algo Más Grande.

El valor y el poder de los pensamientos, las palabras, las emociones, los sentimientos, los deseos, las acciones como elementos creadores de una realidad que se van entretejiendo y generando respuestas en uno mismo y en el entorno de experiencia en experiencia. La importancia de la presencia y conciencia de estar en el aquí y ahora ya que como co-creadores de esa realidad  qué es lo que quiero crear, que quiero traer a mi vida?

Nos hacen reflexionar, cuestionar acerca del sentido de la vida y  la muerte.

En las lecturas hay un encuentro profundo con uno mismo, con lo que uno es, con la verdad del corazón, donde se hacen irresistibles la compasión, la benevolencia, el amor.

Ruth Wessels decía que la energía sanadora de los Registros Akáshicos está en poder ir más allá de lo que está, hay o se ve , al encuentro de eso que nos es dado como una “gracia” y que nos permite estar en unión con Dios, el Espíritu , la Fuente.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

No se admiten más comentarios